por Néstor Echarte

 

 

Mi amiga Natalia (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.), además de ser una excelente astróloga, tiene la particularidad de poder asociar hechos cotidianos de diversa factura a partir de sus significados simbólicos para luego asociarlos con la astrología.

También sabe que botón presionar para despertar en mi, la curiosidad necesaria para tratar de avanzar un poco más en el tema que su pensamiento elucubró.

“Che Nestor…. viste que ayer llegó la sonda a el primer cuerpo del Cinturón de Kuiper,Ultima Thule?... está enviando fotos…”, disparó desde El Bosón a través de su whatsapp, para después agregar que que le llamó la atención porque “Thule es la ciudad mitológica, y esto ocurrió con la conjunción Sol-Saturno, justo un primero de año... (...) … más allá de ser la Tierra de los Hiperbóreos, o sea el origen último de la raza Aria según la mitología,  también fue el nombre de organizaciones que tuvieron su apogeo con el nacionalsocialismo, y todo eso al mismo tiempo que asume Bolsonaro….”

Ahhh… ¿si? dije con indiferencia. A partir de allí no pude dormir, pensando durante toda la noche en cómo plantear el tema, que cartas analizar y sobre todo tratar de ubicar la posición de Ultima Thule, ese pequeño mundo ubicado más allá de Plutón, cuya denominación técnica es 2014 MU69

Ultima Thule es el cuerpo celeste más distante de nuestro Sistema Solar que ha sido estudiado por la NASA. La misión de la NASA New Horizonts presentó imágenes en alta resolución de su sobrevuelo sobre Ultima Thule. Descubierto el 26 de Junio de 2014, posee un ciclo orbital de 297 años.

La sonda espacial de la NASA se encuentra a 6.440 millones de kilómetros de la Tierra y logró enviar las primeras imágenes cercanas del objeto espacial más lejano que haya sido explorado. Tal vez el hecho de representar la frontera más lejana ha llevado a que sea bautizado como Última Thule, siendo un diminuto objeto helado, y alargado de unos 32 kilómetros de longitud, con la apariencia de dos esferas fusionadas. Este objeto se encuentra unos 1.600 millones de kilómetros más allá de Plutón.

En cuanto a la asociación de Última Thule a conceptos reivindicados por el Nacionalsocialismo es muy probable que se deba a que la Sociedad Thule fue un grupo ocultista y racista? que dió origen al Partido Obrero Alemán, luego transformado por Adolf Hitler en el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP). La Sociedad exigía que todos los posibles miembros jurasen que por sus venas o las de su mujer no corría sangre judía ni negra, siendo el principal interés de la Sociedad Thule una reivindicación sobre los orígenes de la raza aria. “Thule” era un país situado por los geógrafos grecorromanos en el más lejano norte. (Extractado de Wikipedia)

Planteado, entonces, el tema y, dado el simbolismo que se le podría atribuir a esta pequeña piedra en el espacio profundo, solo restaba calcular algunas posiciones zodiacales de la misma, para ver su posición actual y comparar con algunas cartas tomadas como referencia. Una tentación que pude resistir, fue la de utilizar el sìmbolo de la “Sociedad Thule” para identificar a este planetoide. En realidad se me planteó alguna resistencia interna al querer insertar dicho símbolo en este artículo, por un lado por las profundas y nefastas implicaciones que el mismo encierra, como también el hecho de no atribuirle al tema una importancia desmesurada, ya que en principio lo he tomado como un planteo “curioso” , donde aparecen ciertos símbolos en forma sincrónica con la realidad. Por lo que en ese sentido, queda el juego abierto para que cada astrólogo haga su experiencia y piense en profundidad qué símbolo le adjudicaría.

En principio he preparado una pequeña efeméride con las posiciones zodiacales de este pequeño planeta, para el momento actual. Las mismas marcan su posición cada 10 días  (no es necesario por ahora mayor exactitud dado su movimiento lento) entre el 1 de diciembre de 2018 y el 14 de enero de 2024,. y pueden ser bajadas para su uso en ESTE LINK.

Como primer dato, tal vez como una referencia simbólica y hasta fundacional sobre el tema, se debe destacar que Adolf Hitler, tiene en su carta natal a Última Thule en 12°33´ de Leo, es decir en estrecha conjunción con su Saturno Natal en su MC, como planetas más elevados de la carta.

Datos correspondientes a otras cartas natales, para que puedan ser analizados y estudiados, son los siguientes:

En el caso de la carta natal de Jair Bolsonaro, tiene a Última Thule en 29° 12´ de Libra, en conjunción con Neptuno y en trígono con su Luna Natal.

La carta natal de la Independencia de Brasil, lo tiene en  24°26´ Tauro, en conjunción a la estrella Algol.  Por otra parte, la carta de la proclamación de la República de Brasil lo tiene en 15°38´ Leo.

En cuanto a la carta natal de EEUU tiene a este planetoide en los 23° 03´ de Piscis, casi en conjunciòn con el IC, mientras que su actual presidente, Donald Trump, lo tiene en los 17°22´ Libra  en conjunción con Júpiter, formando un gran trìgono con Urano y su DSC natal, mientras que el día de su asunción como presidente se encontraba en 14° 16´ de Capricornio en exacta conjunción con el nodo lunar de ese momento, también en conjunción con el planeta Plutón en tránsito, y en exacta oposición con el Sol natal de los EEUU.

Podemos observar también, como dato interesante, que en la actualidad Ultima Thule se encuentra transitando el signo de Capricornio, y que si vemos este tránsito sobre la carta natal de la República Argentina, estamos muy cerca de su paso en conjunción por su Luna natal y en oposición a su Sol natal. Si sumamos esto al paso de Plutón sobre estos puntos, a lo que se suma la presencia del propio nodo de Plutón, y próximamente el tránsito de Saturno, podríamos inferir un avance importante en los intentos de instalar ideologías totalitarias en nuestro país, en perjuicio de la gente.

En la carta de la República Argentina, Ultima Thule se encuentra en los 16°21´ Tauro, por lo que en este momento su tránsito le estaría realizando un trígono a su propia posición radical.

 

Queda abierto para el análisis, con estos datos simbólicos y en algunos casos cargados de sincronicidad, pero con la debida prudencia que requiere la utilizaciòn de un elemento astronómico no tradicional.