Por Néstor Echarte


Superposición de 3 cartas: Mauricio Macri en la central, Argentina en el medio: oposición Marte Saturno en el exterior.


El próximo viernes 14 de Junio, a las 12:50 hora Argentina, se realiza en el cielo la oposición entre Marte y Saturno, sobre el eje Meridiano de la carta natal de la República Argentina, (comprometiendo también en el aspecto a la ya conocida y estudiada oposición natal entre Sol y Luna) y sobre el eje Meridiano del actual presidente Mauricio Macri, convirtiéndose así, en la frutilla de un postre amargo que tras una sucesión de aspectos duros sobre ese mismo sector, solo confirman la persistencia en llevar al país hacia un inevitable destino de caos y destrucción.
El hecho de que dicho aspecto se produce en medio de definiciones políticas electorales, donde encuestadores y analistas aguardan la definición del presidente Macri, y que el mismo se produzca sobre su eje MC-FC no lo coloca en su mejor momento para definir su voluntad de continuar o no al frente del gobierno nacional.

Todos conocen la naturaleza destructiva de esta combinación y a su simbolismo que la relaciona con momentos de frustración, de pérdida de poder y de fracaso.
Para comprender mejor la naturaleza de este aspecto, vale la pena reproducir algunos de los párrafos con que la astróloga Liz Greene analiza esta combinación de planetas: Dice al respecto que "los contactos Saturno-Marte han tenido mala reputación y, para muchos astrólogos medievales y de la actualidad son una señal de crueldad y de sadismo". Agrega más adelante que "como corresponde a la combinación del pequeño con el gran maléfico, el contacto Marte-Saturno se relaciona con la imprudencia, la tendencia a tener accidentes, la violencias y los conflictos con la autoridad así como una facilidad para atraer enemigos y malos deseos", manifestando también que "dos de los efectos más difíciles de los contactos Marte-Saturno son una inmensa frustración y una sensación de debilidad y falta de poder".
Muchas son las posibilidades de una configuración como la expuesta, ya que compromete tanto a la carta de la Argentina, como a la de su actual mandatario. En el caso de que dicho aspecto atente con las expectativas presidencialistas de Macri, no podríamos analizar esto como algo negativo a la vista de los resultados de su actual gestión. A lo sumo los padecimientos de dicho aspecto recaerían directamente sobre el. El problema sería que pese a los malos aspectos personales intente persistir en su error y que dicha persistencia genere momentos de violencia y de zozobra entre la gente, ya que dicho aspecto también involucra la carta de nuestro país, sobre todo en la persistencia del tránsito de Saturno sobre la Luna afectando con presiones al alma de la sociedad, sumando la energía marciana sobre el Sol de la carta de Argentina.
Es un aspecto de mucha violencia, que podría traducirse en violencia política, represión social y respuestas acordes a dichas provocaciones.
Un paso al costado sería una decisión inteligente, sobre todo teniendo en cuenta que lo preservaría de un derrumbe personal, aunque dichos aspectos también se identifican con la testarudez y la necesidad de persistir en el error a pesar de los costos personales. Algo así como pedirle agua a las piedras.