Escribe: Néstor Echarte

 

“Tablas de Casas: ¿vetustos libros para el museo de la astrología o valiosa herramienta para el cálculo de direcciones?¿Para qué sirve una tabla de casas en la actualidad? ¿podemos realizar con ellas el seguimiento visual de las cúspides progresadas bajo cualquiera de los métodos tradicionales?”

 

Una vez me dijo uno de mis profesores de astrología, que solo la presencia de una casa III en el signo de virgo podría haber producido la obsesión de calcular a mano una tabla completa de posiciones de VERTEX para la ciudad de Buenos Aires. La que con el tiempo, y ya con el auxilio de una computadora, devino en la edición de mis Tablas de Casas para el Hemisferio Sur (con la columna adicional del VERTEX).

Conservando aún algunos ejemplares de cada una de esas tablas, me pregunto ¿qué utilidad podrían tener en la actualidad las mismas, cuando absolutamente todo el cálculo astrológico se resume a la utilización de un software adecuado.

 

Más allá de que a algunos nostálgicos nos gusta aún conservar la obsoleta costumbre de elaborar algunas de nuestras cartas a mano, viendo como al dibujar cada uno de los planetas sobre el papel, vamos incorporando lentamente sus significados, y que al dibujar cada uno de los aspectos, la comprensión de las combinaciones toma fuerza en nuestras conciencias, tengo el absoluto convencimiento de que la tecnología arrasa con esos viejos placeres y que, además, caprichosamente nos escamotea una vieja y simple técnica visual de prognosis astrológica: las cúspides progresadas. Y no solo ello, ya que además, si podemos progresar cúspides con las mencionadas tablas, también las podemos utilizar para la rectificación de la hora mediante la utilización de direcciones primarias basadas en cúspides de casas.

Las cúspides progresadas tienen, como método de pronóstico, la característica de buscar en el tiempo fechas en que determinados aspectos se realizan en nuestras vidas, sobre todo aquellos que prometen hechos concretos y tangibles, provenientes del significado básico y elemental de dichas cúspides. Es decir, los que la antigua astrología denomina aspectos de realización de eventos. Aquellos que solo las cúspides con sus significados mundanos pueden indicar.

Las cúspides progresadas son un sistema de pronóstico en sí mismas, más allá de que se encuentran integradas tanto en las progresiones secundarias, como en las direcciones primarias y las direcciones por arco solar. En todos esos métodos se aplica el mismo sistema de cúspides progresadas. Es por eso que también lo podemos utilizar en forma independiente, desligado de los sistemas mencionados.
 

Fundamento astronómico de las cúspides progresadas:

El funcionamiento de las cúspides progresadas se basa fundamentalmente en la rotación de la tierra. Al término de un día (24 horas) todas las cúspides de las casas, arrastradas por el Medio Cielo, independientemente de la latitud geográfica para la que estemos trabajando recorren en un movimiento uniforme los 360 grados del zodíaco. El simple hecho de que ligamos la interpretación de las cúspides de casas a hechos concretos de nuestra vida como dinero, viajes, hijos, enfermedades, matrimonio, etc. se debe fundamentalmente a que las mismas se encuentran ligadas a la tierra. Y que en la medida en que la tierra gira sobre su eje, las cúspides de las casas giran con ellas.

Es más, se puede afirmar que las cúspides de casas se encuentran atadas no exactamente a la tierra, sino a cada una de las personas que habitamos sobre ella. Cada uno de nosotros llevamos sobre nuestros hombros nuestro propio sistema de casas. Aglo así como que “cargarás con tu propia cruz…” Y al desplazarnos sobre la tierra desplazamos con nosotros a ese sistema de casas. Una especie de miriñaque atado a nuestros cuerpos del que no podemos escapar. Si imaginamos solo, todo lo que representa desde el punto de vista astrológico, se entiende cuantas responsabilidades y cargas llevamos sobre nuestras espaldas.

El sistema de casas se transforma así en un reloj con un cuadrante de 24 horas siderales y con una sola aguja, el Meridiano del Lugar, que es el que va señalado esta hora a medida que la tierra gira sobre su eje. El Meridiano del Lugar recorre en estas 24 horas, todos los grados del zodíaco y por ende todos los grados del ecuador celeste.

Es bueno detenernos en este punto para comprender que ambos círculos máximos, el ecuador celeste, y el zodíaco son barridos por el Meridiano del Lugar en el término de 24 horas. Este meridiano que además pasa exactamente por nuestras cabezas, se constituye en el Medio Cielo cuando cruza a la rueda zodiacal, y se constituye en la ARMC (Ascensión Recta del Medio Cielo) cuando cruza el Ecuador Celeste. Ambas medidas son complementarias y están asociadas la una a la otra. Para cada grado de Ascensión Recta del Medio Cielo, corresponde un único grado zodiacal al que se denomina Medio Cielo.

 

 

Este sistema tiene la ventaja que con solo mover  el La Ascensión Recta del Medio Cielo, con una clave de 1 grado = 1 año, obtenemos las cúspides de las 12 casas (más el vértex en el caso en que la tabla lo consigne) para toda la vida de una persona. Este cálculo lo hacemos siempre, a partir de la ARMC o MC de nacimiento, al que le sumaremos el Arco de Edad correspondiente a la fecha para la que deseamos calcular las direcciones.

 

Procedimiento:

Realizar el procedimiento de búsqueda de direcciones mediante el método de cúspides progresadas es mucho más sencillo que comprender su fundamentación. Solo nos hace falta comprender algunos conceptos fundamentales ligados a la construcción de la Carta Natal.

Cuando se calcula una carta natal a mano (es decir, cuando hace unos años atrás sin contar con computadoras debíamos hacer el cálculo de cúspides, planetas y aspectos) uno de los primeros resultados que debíamos obtener era la Hora Sideral. Este dato, era estrictamente necesario para poder luego consultar las tablas de casas, que debían estar calculadas para la latitud geográfica del lugar de nacimiento de la persona a la que queríamos calcular su tema natal. Con la hora sideral y las tablas, obteníamos la posición de las cúspides de las Casas X, XI, XII, Asc, II y III (con el agregado del Vértex en las tablas de hemisferio SUR por mi calculadas). La posición zodiacal de las seis cúspides restantes se obtenían por oposición a los resultados antes obtenidos. Estos datos eran dibujados sobre una hoja con el zodíaco preimpeso y ya teníamos una parte importante de la carta natal realizada. Solo nos faltaba calcular y dibujar los planetas.

 

Procederemos con el siguiente ejemplo para poder comprender mejor el cálculo manual de la Hora Sideral:

 

 

 

Una vez obtenido este último dato (hora sideral en la Capital Federal), consultamos con el, las Tablas de Casas, calculadas para la latitud geográfica de la Capital Federal (34°36´Sur) y buscamos en la columna de Hora Sideral la más próxima a la obtenida con el cálculo anterior, para que luego de realizada una interpolación entre las cúspides comprendidas entre las dos horas siderales que comprenden a la que obtuvimos en el cálculo, podamos conseguir las cúspìdes de todas las casas y el Vértex, en forma exacta.

El siguiente es un estracto de la mencionada Tabla de Casas, en las que se consignan las Horas Siderales más cercanas a la de nacimiento (18 hs. 12 m. y 18 hs. 16 m.)

 

Las cúspides de las casas, se encontrarán exactamente en un promedio entre las consignadas entre las horas 18:12 y 18:16.

 

Procedimiento para obtener la posición exacta de cada cúspide de casa:

  1. Obtener el paso de la cúspide (es decir lo que recorre en 4 minutos), restando las consignadas entre las horas 18:12 y 18:16

  2. Una vez obtenido este paso de la cúspide, se deberá multiplicar por 1 m. 44s. y el resultado será dividido por 4 minutos.

  3. El producto obtenido mediante la operación anterior se deberá sumar a la posición que cada cúspide consigna en la Hora Sideral 18:12 - Este será el resultado final para cada cúspide de casa.

 

Estas últimas, son entonces las cúspides que se dibujan sobre el zodíaco.

 

Pero cómo sabemos que habitualmente las cartas natales ahora se calculan con una computadora, evitaremos realizar todo los pasos anteriores del cálculo manual, y solo nos detendremos en comprender el significado de las dos primeras columnas de la tabla de casas. La encabezada por la abreviatura HS y la encabezada por la abreviatura AR

 

Si seguimos con el mismo ejemplo anterior, es decir, para una persona nacida en Capital Federal, utilizamos una tabla calculada para la latitud geográfica de este lugar, es decir 34°36´Sur.

 

La primera columna, señalada por el encabezado HS nos brinda la Hora Sideral de nacimiento, un valor de 0 a 24 hs, que nos permitirá encontrar sobre el resto de la línea, las cúspides de las casas del nacimiento buscado. No debemos confundir este valor con la hora Solar de nacimiento, ya que son conceptos diferentes.

 

La segunda columna, señalada por el encabezado AR nos brinda grado por grado, desde 1 a 360, lo que se denomina Ascensión Recta del Medio Cielo. La misma es una medida de arco proyectada sobre el Ecuador Celeste y que asocia a cada grado de Ascención Recta con un grado equivalente sobre la Eclíptica o el Zodíaco Trópico.

 

Resulta obvio comprender que HS y AR son medidas equivalentes. A cada grado de AR le corresponden 4 minutos de Hora Sideral. Si nos fijamos sobre la tabla, vemos que la Hora Sideral Avanza cada 4 minutos, y que en esos 4 minutos, la AR avanza un grado. Es decir, que 1 grado de Ascensión Recta es equivalente a 4 minutos de tiempo. Por eso, a lo largo de la tabla veremos que finalmente, las 24 horas son equivalentes a los 360 grados de arco.

 

Por lo general, cuando obtenemos una carta dibujada por la computadora, en alguno de los datos adicionales que la misma nos ofrece, muchas veces en el mismo dibujo, aparece un valor en grados, minutos y segundos de arco denominado ARMC

 

Si buscamos este mismo valor en la tabla de Casas, veremos que la cúspide del Medio Cielo de la tabla, es la misma que la cúspide del Medio Cielo obtenido por la computadora. Es decir, que HS, AR y MC son medidas equivalentes. A cada grado de AR o de HS se asocia un determinado Medio Cielo. Y por supuesto, si continuamos con la lectura de la casa, notamos que a cada grado de Ascensión Recta o de Hora Sideral, le corresponde no solo un Medio Cielo, sino también el resto de las casas astrológicas, cuyas posiciones solo variarán si utilizamos tablas de casas para latitudes diferentes.

 

Todos los Medios Cielos son iguales para la misma AR o la misma HS sin importar la Latitud  Geográfica. En cambio, el resto de las cúspides está asociado a una determinada latitud geográfica y es por eso que debemos tener la precaución de no equivocarnos con las tablas a utilizar fijándonos muy bien en que estamos aplicando las tablas de nuestra latitud de nacimiento. Esto se debe a que el MC se mueve por Ascensión Recta, mientras que el resto de las cúspides al depender de la Latitud Geográfica se mueve por Ascensión Oblicua.

 

Lo sencillo de este procedimiento es que cada grado de Ascensión Recta representa 1 año en la vida de una persona, sin importar si utilizamos el método de Arco Solar, Progresiones Secundarias o Direcciones Primarias. Los tres métodos concluyen en la utilización de las mismas cúspides progresadas donde la clave a utilizar es 1° de AR = 1 año.

 

Por lo que si partimos desde la misma tabla desde el renglón donde está la Ascensión Recta de Nacimiento, cada renglón siguiente significarán un año en la vida de la persona.

 

En el ejemplo anterior, si partimos redondeando, de la AR 273° (correspondiente a la Hora Sideral 18:12), la AR 274° corresponderá al primer año de edad, la 275° al segundo año de edad, la 276° al tercero y así sucesivamente. Y veremos en el resto de la línea como cada una de las cúspides avanza progresando sobre los distintos puntos fijos de la carta natal, y generando aspectos de todo tipo, entre las cúspides y los planetas.

 

Si queremos saber hasta dónde se moverán las cúspides progresadas de esta persona a sus 40 años de edad, solo deberemos sumar 40° a la AR 273° lo que nos dará una ARMC Progresada para los 40 años de edad de 313°. Con solo leer la posición de las cúspides para esta nueva AR, obtendremos las posiciones de todas las cúspides progresadas para esa edad. Por lo que vemos aquí, que más allá de lo complejo que pueda resultar su justificación y comprensión astronómica el cálculo  y funcionamiento de las mismas es extremadamente simple, ya que la Tabla de Casas actúa como una computadora que resuelve el cálculo, con el solo hecho de sumar la edad a la ARMC de nacimiento. Las nuevas cúspides así obtenidas serán las cúspides progresadas para la edad buscada, y teniendo en cuenta que cada hoja de Tabla de Casas cuenta aproximadamente con 60° de Ascensiones Rectas, con solo dos hojas de Tablas de Casas podemos tener todos los aspectos de Cúspides progresadas para toda la vida de una persona.

 

Para quienes no cuenten con el libro de tablas de casas deseen obtener un ejemplar del mismo calculado para el Hemisferio Sur, pueden bajarlo en forma gratuita del siguiente link:
https://drive.google.com/file/d/0B8l80utc6VXoWTlhSDRPaXBMWUU/view?usp=sharing

 

Comentarios   

0 #1 elsa beatriz urquiza 16-12-2016 19:57
puedo consegir un libro de tablas de casas gracias saluda elsa
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Artículos de Astrología

Luna en Tauro... muy grande... y algo más - por Néstor Echarte
Luna en Tauro... muy grande... y algo más - por Néstor Echarte

La tan publicitada Luna Llena de hoy, en los 22 grados de Tauro, tal vez no tan grande como algunos noticieros televisivos informaron que se podía llegar a ver, pero si lo suficientemente cerca de la Tierra como para agregar un plus interpretativo a las deducciones astrológicas, responde a un hecho astronómico recurrente, q [ ... ]

Revolución Solar… y algo más…
Revolución Solar… y algo más…

Por alguna causa, mucho más relacionada con el marketing que con las condiciones y necesidades técnicas de la astrología, las Revoluciones Solares se han impuesto como técnica de pronóstico casi ineludible en el requerimiento constante de los consultantes, y en el beneplácito de los astrólogos que se brindan exultantes a  [ ... ]

¿Que utilidad le podemos dar a una vieja Tabla de Casas Astrológicas?
¿Que utilidad le podemos dar a una vieja Tabla de Casas Astrológicas?

Escribe: Néstor Echarte   “Tablas de Casas: ¿vetustos libros para el museo de la astrología o valiosa herramienta para el cálculo de direcciones?¿Para qué sirve una tabla de casas en la actualidad? ¿podemos realizar con ellas el seguimiento visual de las cúspides progresadas bajo cualquiera de los métodos tradici [ ... ]

Con el mandato del asteroide Eros el Sol ingresa en el 0° de Aries del zodíaco Dracónico

Con la llegada del Sol a la conjunción con el nodo ascendente en los 12 grados del signo de Virgo, no solo se fija el momento en que el Sol comienza a recorrer el zodíaco dracónico a partir del 0° de Aries dracónico (proyectado en este caso sobre los 12 grados de virgo trópico), sino que comienza su recorrido por el hemici [ ... ]

La "Sinastría" como indicadora de nuestros vínculos sociales
La

Por Néstor Echarte Como seres sociales nos vinculamos en forma permanente con los otros, con el resto de los seres humanos que nos acompañan (o no) en nuestro crecimiento, de formas muy diferentes. En algunos casos buscamos amigos, en otros socios, en otros cierto acompañamiento para algún proyecto en la vida, y otras tan [ ... ]

La astrología confirma riesgo sísmico en el Pacífico para el segundo semestre de 2016
La astrología confirma riesgo sísmico en el Pacífico para el segundo semestre de 2016

por Néstor Echarte Una importante serie de lunaciones que comienza con el 7 de abril de 2016 culminando con la del 1 de septiembre de  2016, siendo esta última un exacto eclipse de Sol; y a las que se suma la conjunción Saturno-Marte del próximo 24 de agosto, se proyectan con intensidad sobre diferentes sectores del Océan [ ... ]

Sobre el autor

Néstor Echarte es astrólogo formado en el CABA hace 30 años. Realizó distintos cursos de perfeccionamiento, con profesionales de la talla del Dr. Carlos Raitzin (SPICASC). Desde entonces desarrolla su labor dentro del área de la astrología tanto en lo que hace a la consulta personal como a la actividad docente. Fundador, junto a otros astrólogos, del Circulo Amigos de la Astrologia en el año 1985. Fundador de la revista electrónica Cosmovisión. Autor de Tablas de Casas Topocéntricas para el Hemisferio sur, e investigador con trabajos publicados en diferentes medios sobre Astrología y Sismología, Astrología Ascensional, Rectificación de la Hora de Nacimiento, Direcciones Primarias, Tema de Época, Astrologia Dracónica, Elixires Planetarios, entre otras colaboraciones con distintos medios. Conduce en San Carlos de Bariloche desde el año 1988 el programa de radio Cosmovisión, donde fundamentalmente divulga temas y conocimientos vinculados a la astrologia. Desarrolla una intensa actividad docente en San Carlos de Bariloche, formando en los últimos 20 años a numerosos astrólogos que trabajan en forma profesional en astrología. También desarrolla su actividad como consultor particular en Bariloche. Desde el año 1981 que expone en diferentes congresos especializados en la temática astroalaógica y brinda charlas de astrología en forma constante en San Carlos de Bariloche, ciudad en la que reside desde 1988. Entre las publicaciones que realizó, además del libro de Tablas de Casas, se encuentran las revista Eclíptica, La Nación de Urania, El Mago, revista electrónica Cosmovisión, artículos periodísticos en diarios y revistas.

 

(CONTACTAR)