En artículos anteriores, he descripto el fundamento teórico sobre el cual funcionan los así llamados ´sistemas radiónicos´. A ellos remito al lector reciente, que quizás por ignorancia de los mismos encuentre demasiado ´mágica´ la aplicación de los elementos que describiremos a partir de aquí. La idea es ir describiendo, en ´fichas´ independientes, una serie de aparatos radiónicos –no todos los existentes, obviamente– que pueden ser construídos y experimentados fácilmente por los lectores dado el precio en ocasiones prohibitivo que suelen alcanzar en el mercado especializado internacional estos productos, no tanto quizás por un elevado coste del proceso de manufacturación en sí ni por lo oneroso de sus componentes, sino por el siempre azaroso y arbitrario juego de la oferta y la demanda: pocos fabricantes confiables de tecnología radiónica trabajando para un segmento demasiado especializado –en virtud de esa misma falta de difusión de la Radiónica a la que supiéramos hacer  referencia– se traduce en, por un lado, una producción escasa que no justifica las inversiones necesarias para una producción en serie –lo artesanal siempre resulta más caro que lo procesado en cantidad– y, por otro, los interesados compradores carecen de una oferta competitiva donde poder optar por precios más bajos en similares condiciones de calidad.

 

     Afortunadamente, la Radiónica comprende dos grandes áreas: la llamada ´activa´, que opera generalmente sobre principios necesitados de alimentación eléctrica (es precisamente la que por ahora no describiremos aquí, en razón de, por su complejidad y precio, sólo es accesible a unos pocos) y la ´pasiva´, donde los resultados devenidos de esa interacción entre la psiquis del operador, la simbología cuasi pitagórico-matemática de la proporción de sus partes y la ´energía de las formas´ imanente a su naturaleza, forma o construcción, puede ser capitalizada favorablemente. En este sentido, la Tabla Radiónica es quizás un ejemplo arquetípico.

     Se trata de un elemento empleado por los parapsicólogos que aplican radiónica para dos fines específicos: armonizar la salud física y armonizar económicamente al sujeto cuya muestra-testigo se emplea allí. Yo la uso personalmente (para mí, mis seres queridos y muchos de mis pacientes) y si la describo detalladamente en este artículo –e insto su fabricación a mis lectores– es porque doy fe de sus excelentes resultados.

     Definamos primero sus alcances. En lo económico, ni nos hará millonarios ni nos permitirá ganar semanalmente la lotería. Pero provocará un conjunto de circunstancias para decirlo eufemísticamente, que nunca nos falte un billete en el bolsillo. Es decir, armoniza entre sí todos los factores que en el sujeto optimizan su rendimiento laboral o profesional, traducible en lo económico, estabilizándolo ante los numerosos factores exteriores que influirían negativamente en ese sentido. Así, el sujeto que la emplee no escapará a la tendencia dominante de su país –positiva o negativa– pero su situación siempre será sensiblemente mejor a la que padecería si no empleara la misma. Para una fundamentación de este efecto, es necesaria la atenta lectura y comprensión del conjunto de los ´Principios Fundamentales del Universo´, que describiéramos en números anteriores de Al Filo de la Realidad.

     En lo concerniente a la salud, permite proyectar sobre el sujeto los efectos terapéuticos de un medicamento cualquiera, sin la necesidad de ingerirlo (o potenciando los efectos del mismo si éste lo es) sin acusar los efectos secundarios, generalmente negativos, de la toma de los mismos.

     La descripción es sencilla, y útil para su fabricación: deberá munirse de una tabla de madera (generalmente pino, poco aconsejable la llamada ´aglomerada´ por su peso, que la hace incómoda de manipular, aunque las que yo fabrico las hago de una chapa de madera terciada con un bastidor de ménsulas de madera cepillada; esto le da poco peso, el bastidor evita que el tiempo y  la humedad curven la delgada plancha y, además, me permite apilar una serie de las mismas en un mismo espacio, pues el ámbito hueco que deja el bastidor debajo de cada tabla da lugar para ubicar sin presión la muestra-testigo de la tabla inmediatamente por debajo) cuyas medidas exactas deben ser de cien centímetros de lado por cuarenta centímetros de alto. Sobre la misma deben darse, primero, dos o tres manos de pintura al esmalte blanca y, una vez seca ésta, dibujar una cruz, donde la rama vertical debe ir en el sentido más largo de la tabla, y la horizontal, en el ancho menor (ver dibujo). Cada rama debe tener exactamente cinco centímetros de ancho y ser de color negro, y en el punto donde se cruzan debe dibujarse un anillo de nueve centímetros de diámetro exterior y siete interior, delimitando así un círculo interno también blanco.

 

  Tabla Radiónica

       La tabla debe ubicarse paralela al piso, sobre una superficie bien horizontal y orientada magnéticamente, de modo que la rama más larga quede orientada norte-sur (preferiblemente, el pie de la cruz hacia el norte para los habitantes del hemisferio sur, y viceversa para los del norte). En el centro del círculo blanco del cruce de las dos ramas de la cruz, debe colocarse una muestra-testigo: una gota de sangre, un mechón de cabello, un recorte de uña o un poco de saliva son ejemplos, de mayor a menor eficiencia (si es sangre, conviene preparar un ´frotis´ sobre portaobjetos de microscopio). A cuarenta exactos centímetros contados desde el pie, alineado con la rama vertical y depositada sobre algo (una cajita de cartón, un trozo de madera) del mismo grosor que la tabla, cosa de quedar a la misma altura de la muestra-testigo, debe ubicarse el ´corrector´. Si se desea aplicar la Tabla para cuestiones económicas, debe ser un trocito de oro. No importa la calidad del mismo, pero debe ser oro; no sirve una moneda, ni un billete, ni plata. Si se la desea emplear para cuestiones de salud, el corrector debe ser el medicamento más óptimo que sería recomendado para esa sintomatología (una gragea, un comprimido o una ampolleta de líquido).

     Y allí se queda el conjunto. El único inconveniente es que actúa mientras el ´sistema´ (corrector más tabla con muestra) están orientados y operando; si se desarma el conjunto, el individuo vuelve a las condiciones previas a su implementación (ni peor, ni mejor). Es apasionante descubrir cómo actúa más allá de la autosugestión: la he empleado en personas que descreían de su efecto y, mejor aún, que no tenían la menor idea de que la estaba empleando con ellos, y los resultados fueron más que sugestivos.

     Recuerdo un caso personal. Hace muchos años ya, cuando aún era soltero, había viajado a dar un curso en una ciudad del interior del país (así le decimos en Argentina a todo lugar más allá de la ciudad de Buenos Aires). Como tenía una infección en una muela (suelo visitar al odontólogo cuando ya no queda otra salida y no se rían; sospecho que la mayoría de ustedes hace lo mismo) había dejado mi entonces única tabla radiónica bajo la cama de mi departamento de soltero con una tableta de antibiótico como corrector, perfectamente orientada. Me sentía bien, y no tomaba por vía oral el antibiótico: sólo dejaba que la ´energía de las formas´ de la tabla operara energéticamente sobre mi campo bioplasmático la correspondencia de la vibración del medicamento, que se traducía luego en mi cuerpo físico.

     Bien. La cuestión es que al quinto día de estar de viaje, comenzó a dolerme la muela terriblemente, al punto que acudí a la farmacia local por antibióticos y calmantes. Denostando contra la tabla por su aparente ineficiencia, soporté estoicamente el par de días que faltaban para terminar el curso, regresé a mi domcilio... y descubrí que en el ínterin, precisamente el quinto día de haber viajado, la empleada doméstica que por horas eventualmente concurría a mi departamento para efectuar una limpieza, en mi ausencia había, inadvertidamente supongo, corrido con un escobillón la tabla de debajo de mi cama de la orientación cardinal necesaria. A setecientos kilómetros de distancia, yo no podía saberlo. Pero ese mismo día, el efecto terapéutico de la Tabla –que como vemos actúa por sobre las distancias físicas– había cesado.

     Algunas recomendaciones necesarias. Usted puede emplear su Tabla Radiónica para cuestiones económicas o físicas, pero uno de estos campos por vez (no puede poner simultáneamrente un trozo de oro y una pastilla). La misma Tabla Radiónica puede ser usada para distintas personas, pero en distintos momentos (no pueden superponerse diversas muestras testigos de personas diferentes). Y recuerde que como muestras testigo debe necesariamente emplear alguna de las descriptas: no sirve ni fotos, ni muestras de escritura, ni ropa usada.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Artículos de Astrología

Cuando se produce el "click" en astrologia
Cuando se produce el

Por Néstor Echarte Los astrólogos, luego de haberse formado como tales a través de una intensa capacitación, como en muchas otras actividades, completan su ciclo de profesionalización a través de la práctica cotidiana en la atención de consultas y/o en la transmisión de ese conocimiento a otras personas. Lamentable [ ... ]

Nisman: Última incursión en internet antes de su muerte. La mirada de Charubel
Nisman: Última incursión en internet antes de su muerte. La mirada de Charubel

Escribe: Néstor Echarte Esta observación no tiene la pretensión de ser un análisis exhaustivo sobre el Caso Nisman, ni sobre su muerte. Solo intento mostrar algunos elementos simbólicos de esta carta, que fue levantada con la hora que establecen los expertos de Gendarmería Nacional como el último momento en que Nisman [ ... ]

ERA de ACUARIO: una espera prolongada para una utopía que se resiste en llegar
ERA de ACUARIO: una espera prolongada para una utopía que se resiste en llegar

Escribe: Néstor Echarte
 
En forma muy lenta (visto desde la relatividad de los seres humanos) pero sin pausa alguna, el reloj precesional avanza en el tiempo mientras retrocede sobre el zodíaco de las constelaciones, a razón de 1° de arco cada 71.6 años terrestres, señalando un punto en el espacio profundo que [ ... ]

Venus… Marte… un baño de estación y los nuevos paradigmas inclusivos
Venus… Marte… un baño de estación y los nuevos paradigmas inclusivos

por Néstor Echarte

Siempre me llamó la atención el hecho de que los signos o grafismos  de dos de los símbolos más importantes de la astrología, como lo son Venus y Marte hayan terminado expuestos en la puerta de un baño de bar o de estación, como indicativo del sexo que está habilitado para ingresar al mismo. Nada [ ... ]

Sistemas de Domificación: ¿Una opción azarosa o una decisión inteligente?
Sistemas de Domificación: ¿Una opción azarosa o una decisión inteligente?

Por Néstor Echarte
 
La elección de un sistema de casas astrológicas debería constituirse en el corolario de una decisión inteligente, pensada, razonada, a la que cada astrólogo llega luego de una formación consciente dentro del campo de la astrología, y después de haber profundizado en los conceptos astronómi [ ... ]

La virtualización llega en ayuda del viejo software astrológico
La virtualización llega en ayuda del viejo software astrológico

Por Néstor Echarte
Los distintos programas de cálculo astrológico avanzan en sus nuevas versiones, de la misma manera en que avanzan los sistemas operativos, generalmente windows, y también los siempre crecientes requerimientos de hardware. Es ovio, una industria que se retroalimenta, en la que corremos siempre detrás de l [ ... ]

Sobre el autor

Néstor Echarte es astrólogo formado en el CABA hace 30 años. Realizó distintos cursos de perfeccionamiento, con profesionales de la talla del Dr. Carlos Raitzin (SPICASC). Desde entonces desarrolla su labor dentro del área de la astrología tanto en lo que hace a la consulta personal como a la actividad docente. Fundador, junto a otros astrólogos, del Circulo Amigos de la Astrologia en el año 1985. Fundador de la revista electrónica Cosmovisión. Autor de Tablas de Casas Topocéntricas para el Hemisferio sur, e investigador con trabajos publicados en diferentes medios sobre Astrología y Sismología, Astrología Ascensional, Rectificación de la Hora de Nacimiento, Direcciones Primarias, Tema de Época, Astrologia Dracónica, Elixires Planetarios, entre otras colaboraciones con distintos medios. Conduce en San Carlos de Bariloche desde el año 1988 el programa de radio Cosmovisión, donde fundamentalmente divulga temas y conocimientos vinculados a la astrologia. Desarrolla una intensa actividad docente en San Carlos de Bariloche, formando en los últimos 20 años a numerosos astrólogos que trabajan en forma profesional en astrología. También desarrolla su actividad como consultor particular en Bariloche. Desde el año 1981 que expone en diferentes congresos especializados en la temática astroalaógica y brinda charlas de astrología en forma constante en San Carlos de Bariloche, ciudad en la que reside desde 1988. Entre las publicaciones que realizó, además del libro de Tablas de Casas, se encuentran las revista Eclíptica, La Nación de Urania, El Mago, revista electrónica Cosmovisión, artículos periodísticos en diarios y revistas.

 

(CONTACTAR)